search
top

El deseo de un traductor cualquiera

Descubrí quiénes eran los Reyes Magos a los nueve años. Y no, no puedo culpar a esos compañeros de clase que soportaban con mayor o menor grado de estoicismo a aquel tarambana que ponía en práctica las últimas técnicas aprendidas a la hora de la merienda gracias a Son Goku y compañía. Por cierto, todos los personajes hablaban un catalán maravilloso y nosotros lo reproducíamos tal cual aquí... leer más

Crear para creer

Una salmantina ilustre decía que la libertad era para soñarla. Venerables hombres y mujeres anónimos, sin reconocimiento ni alabanzas, de cabellos níveos y espaldas arqueadas por el peso de la vida supieron deslizar en mi presencia rotundas enseñanzas que siempre guardaré a fuego en mi memoria y que marcaron mi vida para siempre. La narración sublime de quien se sabe víctima y protagonista de esas... leer más

top