search
top

Sin blog no soy nada, ¿o sí?

El otro día estaba disfrutando de mi recreo particular en Twitter a media mañana, cuando Isabel escribió con indisimulada sorpresa que había sido nominada para estos premios tan chulos que, no vamos a negarlo, despiertan esa ilusión infantil e inocente por recibir la bolsa más grande de chucherías en la carrera de sacos de la excursión de turno. A nadie le amarga un dulce dicen, ¿no? Lo primero que hice fue alegrarme mucho por mi paisana y por su fantástico blog, «El traductor en la sombra», que a estas alturas ya todo el mundo conoce. Y lo segundo echar un vistazo a la inmensa ristra de blogs nominados. «Se mantienen los de siempre» —dije mientras echaba una ojeada— que, año tras año y con todo merecimiento, se sitúan en la cresta de ola por constancia y buenos contenidos. También algunos nuevos. «Muy bien» —dije a modo de reafirmación—, por eso de que la savia nueva es un agente vivificador de primer orden. Mi voto, ya decidido, para después. Había llegado el momento de se mettre au boulot.

Último desplazamiento de la barra hacia arriba y… en un golpe de vista fugaz leo «Letr». Alucinaciones o como se dice en mi pueblo: «qui té fam, somnia en rollos». Pero no, ahí estoy con mi blog de apenas un año de edad, todavía el querubín con la necesidad de que le cambien los pañales porque a veces se hace pipí y popó y llora desconsoladamente por las noches. Pero claro, algo es obvio: si estoy en esa lista es porque algo he aportado a la comunidad del diccionario durante todo este tiempo. Pues oye, la bolsa de chucherías para mí y a ponerme de dulce, que uno es goloso con gusto.

Otra cosa: no voy a pedir el voto para mí, ¡qué va! Me da la sensación de que guardaría cierto parecido con esos pimpollos que depositan todo su orgullo en la insufrible coletilla «envía un SMS al». Sí, quizá banalice el asunto o tal vez sufra un terrible trauma provocado por determinados capullos —televisivos— de alhelí. O las dos cosas. El caso es que siento un profundo orgullo al estar en esa lista entre tantos ilustres profesionales a los que admiro. Y por cada voto que reciba, mil millones de abrazos. Pero, ¿realmente qué me ha dado este rincón en el año y pico que lleva desde su nacimiento?

Respuesta evidente: visibilidad. Ahora, otra pregunta: ¿Qué he buscado a través de este blog? Expresarme y compartir. Si he llegado de un modo u otro al público ha sido consecuencia de las líneas escritas, pero nunca ha sido un objetivo buscado, precisamente, porque mis contenidos no cumplen con el perfil prototípico de entradas SEO friendly. Por eso creo que es tan importante dar prioridad a la publicación de contenidos con sello propio, no necesariamente inéditos como apuntan algunos, pero sí con un marcado carácter personal. Creo que el genio y la autenticidad de cada cual debe verse reflejado a través de lo expresado para así legitimar los contenidos de una forma incontestable. Ya hay demasiada copia de copias que a su vez provienen de fotocopias previamente transcritas. ¡Uf! Quitemos la aguja del vinilo rayado y que siga sonando la música.

Hay monetes muy listos que separan muy bien el grano de la paja. Ciertos contenidos les provocan somnolencia.

Ya se habló en su momento del estallido de blogs en el mundo de la traducción y opiné al respecto en mi anterior entrada. Habiendo un tamiz tan inteligente llamado «lector», ¿para qué enervarse más de la cuenta? Esto es como la RAE que, juiciosa como pocas, acaba adoptando y adaptando vocablos que por su uso masivo merecen formar parte de sus magnos lexicones. Es el caso de «pirsin» o «zum», auténticos paradigmas de la cordura y sensatez de los académicos. Dicho esto, creo en la perspicacia natural del lector, sabio como pocos. Con todo, sigo notando y percibiendo que existe, en este tiempo de estallido bloguero, una especie de arrebato irracional que conduce irremediablemente al personal a decir: «tengo que probarlo». Bien, ¿por qué no hacerlo? Pero antes, ¿por qué no pensarlo? ¿O es mucho pedir tratándose de una pulsión?

La verdad es que el argumento del «hay que probarlo todo para saber si me gusta» no me acaba de convencer. Cuestión de ineficacia empírica. Si siguiera a pies juntillas este precepto ya me habría apuntado a la fase previa de Roland Garros ahora que París debe estar tan bonito. Tal vez llegaría a jugar con algún tenista clasificado entre los cien primeros… ¡que jugué como federado hasta los 16! Y oye, que no me desenvuelvo mal en pistas de tierra batida, roja, por supuesto. Y, ¡anda! Que he estudiado, entiendo y hablo francés. Por probar… Pero mira tú por dónde que no lo acabo de ver claro. Aparentemente perfecto, ¿no? Pues veo grietas en estos razonamientos, y ya se sabe: siempre amenazan ruina. Ilusión y aportación van envasadas en el mismo tarro.

Entrenando con disciplina espartana.

El canto a lo Amaral «sin blog no soy nada» desafina mucho. Porque realmente creo que existe una percepción equivocada o quizá algo distorsionada de lo que entraña la blogosfera, al menos bajo mi punto de vista. Compartir fue mi primera y única motivación desde que en febrero de 2011 inauguré este blog. Tenía ganas de escribir, interactuar y contribuir. Y siguen siendo mis principales motivaciones a la hora de ponerme ante una hoja en blanco. El resto se traduce en satisfacción y felicidad, como diría Pablo Muñoz. Debe ser bastante exasperante esperar a que los cielos blogueros se abran por intercesión divina de los santos gurús de la traducción y la reputación online y lluevan billetes, a poder ser, morados o amarillos. Al menos en mi tierra llueve muy poco y en otros lugares caen batracios tan grandes como el puño de Cassius Clay.

Modelo a seguir en Twitter.

Como bien dijo Isabel: «visibilidad no es sinónimo de profesionalidad». Estoy de acuerdo, pero añadiría entre el «no» y el «es» la palabra «necesariamente». No se trata de un principio axiomático. Leo asiduamente unos cuantos blogs cuyos contenidos, tono, expresión, inflexiones o manera de abordar los asuntos me interesan y fascinan. Y me parecen los mejores profesionales del mundo mundial. Conque lo de la visibilidad es un marchamo engañoso. Única y exclusivamente los contenidos actúan como jueces competentes para conocer de una causa determinada. ¿Tienes 100.000 seguidores? Vale, enséñame tu trabajo. No todos sabemos esforzarnos como la Kardashian. Como le dijo César a Pompeya en la versión siglo XXI: «el traductor no sólo debe ser profesional, sino parecerlo».

¿Número de seguidores? Inmensamente sobrevalorado. Habrá centenares de páginas donde rutilantes coachs que tienen, como poco, 10.000 seguidores —estoy seguro de que en la Real Academia de Coaching hay normas sesudamente establecidas que no permiten otorgar el preciado título al aspirante que tenga menos de 10.000 seguidores en Twitter— relatarán, con ese entusiasmo contagioso, los métodos milagrosos que te ayudarán a ganar tropecientos seguidores en menos de una semana. Pura inspiración de Teletienda. Tendencia actual en las redes sociales íntimamente relacionada con la paupérrima preferencia social por la cantidad y no por la calidad. Las personas reducidas a números; economía humana. ¡Puaj! Que el motivo por el que seguir o ser seguido sea aportar valor único, tener esa chispa diferenciadora, escribir esa palabra que llega al alma o dar ese consejo irrechazable. Nada de engordar egos, que ya vamos sobrados, ¿no?

Acudo a este sitio siempre que necesito contarle ciertas cosas al mundo. Clara fue la primera persona a la que escuché hablar de «blog terapéutico» y no puedo estar más de acuerdo con esta denominación. Tendría que patentarla, de veras. Siempre que exista la vocación de compartir es más fácil llegar a relativizar determinados problemas que nos atenazan y conocer sin prejuicios otros que nos atormentan. Cuando me preguntan por qué tengo un blog les respondo con franqueza que me gusta escribir. Tan simple como abstracto. Pero, ¿hay motivación más poderosa? El binomio traductor-escritor es una inmejorable carta de presentación y una forma [interesante] más de hacer buen marketing online, ya que estamos. ¿Escribes? Perfecto, déjame que te lea. ¿No escribes? No pasa nada; te veré en otro sitio. Sin histerismos, egolatrías, ni endogamias absurdas. Eso sí, dejadme que os diga que no hay mayor recompensa que compartir inspiración.

Comparte, partagez, share, comparteix:

14 Respuestas to “Sin blog no soy nada, ¿o sí?”

  1. El Carpintero Traductor dice:

    Amigo Rai:
    Si somos traductores es normal que nos guste escribir, ¿no? Y como le decía un pariente suyo a Bioy Casares: “escribir lo que no vas a publicar, no es escribir”. Lo de los blogs ha sido un gran invento. Otra cosa, hace bastantes años yo era un traductor más solitario que Lucky Luke y en la feria del libro de Madrid tuve la oportunidad de conocer personalmente a un buen montón de colegas de los que sólo había oído hablar o con quienes me comunicaba por correo electrónico. Puede parecer una chorrada, pero me dio mucha alegría ver que no estaba solo. Y con eso volvemos a los blogs. Gracias a ellos puedo leer a mucha gente que me interesa. No es lo mismo que quedar a tomar una caña, pero es más que nada.

    • Rai Rizo dice:

      Sin duda, Rafael, los blogs han sido uno de los mejores inventos para compartir, interactuar y leer información interesante. Algunos, verdaderamente, no tienen precio. Consejos, inspiración, sonrisas, actualidad… de todo para todos.
      Yo soy de los que piensan que todo traductor debería guardar en su interior ese ánimo de escritor incesante, cuidarlo y mimarlo. Es indisociable, ¿no? Al menos así lo creo, por mucho que haya gente que se asfixie ante un papel en blanco.
      A mí el blog me ha dado muchísimo y han acudido a él gente interesantísima que me merece todo el respeto y la admiración del mundo. Y junto a él quiero seguir durante mucho tiempo.
      Gracia por comentar, Rafael. :)

  2. Olli dice:

    Hola Rai:

    Plas, plas y plas. Me ha encantado tu entrada, porque es la declaración de intenciones que me gustaría escribir (si tuviera tiempo, claro). Estoy completamente de acuerdo que la mejor cosa de participar en la blogosfera (exceptuando que te inviten a sitios y te den de comer gratis) es la terapia y compartir con los demás, que en el fondo son dos caras de la misma moneda. Poder soltar toda la mierda que llevas dentro es lo mejor que puedes hacer en una profesión que, casi por definición, es muy solitaria. Si lo complementas con la parte de la solidaridad, es lo mejor que puedes hacer para sentirte mejor persona y mejor profesional.

    • Rai Rizo dice:

      ¡Gracias, Olli!
      No se merecen los aplausos ya que la entrada salió prácticamente sola. Ten en cuenta que era la primera vez que me veía nominado a este premio y tanta ilusión tenía que canalizarla de algún modo.
      Pienso que la terapia que aplicamos muchos de nosotros en nuestros respectivos blogs no sólo nos sirve para mejorar en el terreno profesional y personal, sino que también creo que nuestras tribulaciones dinamizan y enriquecen al conjunto de la profesión. ;)

  3. María dice:

    Me quito el sombrero ante tan inspirada expresión de sentimientos. El blog de un traductor es la mejor forma que uno tiene de soltar al mundo lo que piensa y que de otro modo callaría (el famoso o lo digo o reviento)y no es, como algunos piensan, (necesariamente) la puerta que va abrirnos los caminos de la fama y la gloria.

    Enhorabuena por la nominación. Espero que sea solo el principio de un largo recorrido de entradas y nominaciones.

    Saludos.

    • Rai Rizo dice:

      Gracias por tus palabras, María. Has captado muy bien el sentido de esta entrada. :)
      Es una manera fantástica de socializarse y de expresar las inquietudes que te rondan. Es terapia pero también suele ser debate, interacción, actualización e inspiración.
      Creo que hay una percepción errónea de la blogosfera. Percibo, en ocasiones, un «escribo para ser conocido» antes que un «escribo porque tengo al que contar». No seré yo el que siente cátedra, ni lo pretendo, pero prefiero de aquí a Pernambuco la segunda opción. Hay muchas formas de darse a conocer, pero ninguna más bonita que teniendo algo que contar.

      Saludos.

  4. A veces yo también me he preguntado todo esto y he llegado a la misma conclusión. Me gusta compartir lo que sé y dar mi punto de vista. No lo hago por la fama, ni por ser una traductora bling-bling, sino, en parte, por no sentirme tan sola en esta profesión.
    En definitiva, una entrada preciosa.

    • Rai Rizo dice:

      ¡Qué bonito eso que acabas de decir, Scheherezade!
      «En parte, por no sentirme tan sola en esta profesión».
      Así es. Compartir tiene sentido si hay alguien al otro lado.
      Por cierto, eso de traductores bling me parece una soberana chorrada. No deja de ser una etiqueta simplificadora más de las millones que ya existen y nos empeñamos en poner. Para mí, la pregunta no es si un traductor es bling o blong pues nos desviamos mucho de lo verdaderamente importante: ¿Es profesional? ¿Comparte, apoya? Por ahí mejor, ¡dónde va a parar!

  5. Sublime. Sin más. Y mil gracias por las menciones.

    Abrazos novelderos,
    Isabel

    • Rai Rizo dice:

      Gracias, paisana.
      Lo de las menciones es casi un deber. Aportas muchísimo a la blogosfera de la traducción y no es algo que diga yo, que la gente sabe dónde acudir. ;)

      Un abrazo,
      Rai

  6. Marta Frías dice:

    ¡Bravo, bravo y bravo!
    Jo, qué bien me lo paso leyendo tu blog… Yo también soy de las del blog terapéutico, aunque lo descubrí hace solo un par de semanas. Da gusto poder compartir con quien quiera leerte lo que quieres decir.
    ¡Felicidades!
    Marta

    • Rai Rizo dice:

      Gracias, Marta.
      Me alegro de que disfrutes leyendo ya que no sabes cuánto disfruto escribiendo. Esto de los blogs terapéuticos debería ser recetado por los médicos para combatir muchos de los males que padecemos los autónomos. :D

  7. Verónica dice:

    Hola Rai,
    soy Verónica, una de las organizadoras de las jornadas del día internacional del traductor en la UA junto a Antonio, Jairo y Araks, no sé si te acordarás de mí.
    Acabo de leer tu entrada y la verdad es que no podría estar más de acuerdo. Mucha gente piensa que la popularidad sólo tiene que ver con la fama y, lamentablemente, son cada vez más las personas que se hacen famosas por ser familia de o simplemente por aparecer en los medios de comunicación y no tanto por su trabajo.
    Creo que los blogs, en el caso de los traductores, son una herramienta muy importante para darse a conocer y para ponerse en contacto con otras personas de las que se puede aprender y mucho.

    Un saludo y enhorabuena por tu blog :)

    Verónica

    • Rai Rizo dice:

      ¡Gracias, Verónica! Claro que me acuerdo de ti. ;)
      El que busque fama o notoriedad a través de un blog de traducción tiene una visión de la realidad algo deformada y unas aspiraciones un tanto histriónicas.
      La popularidad es, más que nunca, una palabra decadente por lo que representa socialmente y por cómo se alcanza. Peleles monopolizando nuestras vidas y verdaderos héroes a la sombra. Así lo hemos querido.
      Es difícil distinguir entre tanta mierdocridad (sí, mierdocridad), pero ahí entra el espíritu crítico de cada uno para saber qué elegir.
      Cuando un traductor tenga algo que aportar que escriba, demuestre lo que vale, se dé a conocer como tú dices, pero sabiendo siempre que la impresión que deja en el mundo 2.0 es su sello personal con barra de lacre incluida.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuando toca decir que no (a nuestros lectores) | - [...] bien dice hoy Rai en su blog en esta entrada, muchos de nosotros empezamos un blog con el ánimo …
  2. Entradas recomendables para estudiantes y traductores recién titulados « Las letras infieles - [...] Sin blog no soy nada, ¿o sí? [...]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

top